Ansiedad por separación en perros: trucos y soluciones

Ansiedad por separación

La ansiedad por separación afecta al 20% de los perros y se manifiesta cuando se deja a un perro solo o si los miembros de su familia se ausentan. Puede traducirse de maneras muy diferentes como ladridos, destrozos en casa, intentos de fuga, auto-mutilación

Si en este 20% de perros está tu amigo peludo no te preocupes, obtén estos trucos para mejorar la situación. En concreto, Gudog da 8 trucos para ayudar a un perro con ansiedad por separación. Cosas tan dispares como una vieja camiseta tuya, una alfombra olfativa o unas feromonas sintéticas podrían ser tus mejores aliados a la hora de ayudar a tu perro cuando te marchas de casa.

Muchas personas intentan buscar una solución para aliviar la ansiedad por separación, pensando en evitar los destrozos materiales que pueda ocasionar un perro o los ladridos que podrían incomodar a los vecinos.

Los 8 consejos para la ansiedad por separación:

ansiedad por separación perros
Ansiedad por separación en perros

1. Antes de dejarlo, cansarle

Como recomendábamos en este otro artículo, antes de intentar cualquier otra técnica, el primer paso será asegurarnos de “cansar” al perro antes de dejarle solo. Y cansar a un perro no consiste solamente en sacarlo a correr o tirarle la pelota durante horas. Para estar en condiciones óptimas, un perro necesita cansancio tanto físico como mental. Obviamente necesita gastar energía corriendo, paseando y jugando, pero necesita también olfatear, investigar su entorno y desarrollar relaciones sociales. Os dejamos unas pistas para llegar a casa con un perro cansado, es decir, un perro feliz.

2. Darle un juguete especial en el momento de marcharse

El Kong ya no necesita carta de presentación. Al origen es una marca de juguetes pero se hicieron famosos por un producto en concreto: el juguete rellenable con chucherías. Más allá del juguete en sí, que permite tener al perro entretenido durante un buen rato, desconectando su cerebro de la principal fuente de ansiedad (pensar “me han dejado solo”), el truco consiste en dárselo únicamente en el momento de marcharse. De esta manera, acabará asociando esto con un refuerzo positivo.

3. Alfombras olfativas

Se pueden comprar hechas o fabricarlas en casa. Son unas alfombras compuestas de varios trozos de tela entre los cuales podremos esconder chuches y demás premios. El perro tiene que usar su olfato para dar con ellos. También su hocico y sus patas para poder alcanzarlos y por fin comerlos. Una manera sencilla de garantizarle un buen rato de entretenimiento en el cual concentración y recompensa estarán presentes.

4. Dejarle una prenda de un miembro de la familia

Sabemos que el olfato de los perros es muchísimo más potente que el de los seres humanos. Para un perro que sufre ansiedad por separación, el olor de los miembros de su familia humana es una gran fuente de tranquilidad. Puedes probar dejarle alguna prenda tuya (recomendamos que sea vieja, por si le entran ganas de manifestar su ansiedad con un afán destructor) que hayas llevado previamente. Si, puede parecer poco higiénico, pero realmente es necesario para que pueda funcionar. A tu perro no le importa mucho que tu camiseta todavía huela a suavizante “flores silvestres”. Prefiere que huela a ti.

5. Preparar un recorrido con chuches escondidas

Sería la versión “de andar por casa” de la alfombra olfativa. Consiste en esconder pequeños premios (chuches, juguetes) en rincones y demás escondites dentro de una habitación. Despertará la curiosidad del perro y lo mantendrá entretenido durante un momento. Pero esta actividad no es recomendable para todos los perros. Algunos podrían tomarse muy en serio esto de la caza del tesoro y dejar la casa “patas arriba” con tal de encontrar el escondite de una hipotética chuche.

6. Las feromonas para aliviar la ansiedad por separación

Las feromonas son substancias químicas que desprenden todos los seres vivos. Los perro son particularmente sensibles a ellas y las perciben a través del olfato. Existe distintos tipos de feromonas para trasmitir distintos tipos de mensajes. Por ejemplo, cuando sus cachorros maman, las perras segregan unas feromonas que les tranquiliza. Son estas feromonas que se han recreado sintéticamente en laboratorio para usar en los productos que se venden en el comercio. Existe una amplia gama, desde collares hasta difusores eléctricos, pasando por pastillas o sprays.

7. Probar dejar ruido ambiente en casa

Otro truco consiste en dejar un ruido ambiente en otra habitación (televisión, radio con tertulia…) para que parezca que hay alguien en casa. Sin hablar de los podcasts y programas que se han desarrollado especialmente para perros en los últimos años. Lejos de ‘engañar al perro’ haciéndole pensar que no está solo en casa, estos canales han desarrollado una programación completa que supuestamente resulta interesante para los perros. En antena se van alternando imágenes destinadas a tranquilizarlos, divertirlos o que recrean su día a día de perro. No lo hemos llegado a probar pero nos tememos que llegue el día en el que el perro participará al debate familiar de ‘¿qué vemos esta noche?’.

8. Cuidadores de perros al rescate

Algunos perros lo pasan realmente mal a la hora de quedarse solos en casa. Desgraciadamente, a veces no tenemos otro remedio que ausentarnos durante unas horas, que les parecerán eternas. Pero las personas que por un compromiso profesional o personal deben salir de casa y no tienen a quién dejar a su perro, siempre podrán contar con los cuidadores de Gudog. Además del tradicional servicio de alojamiento, también ofrecen guarderías de día y paseos. Muchas opciones para que ningún perro se quede solo y triste en casa.


(Fuente: Gudog)

Deja tu comentario

Tu dirección privada de email no saldrá publicada.


*