Cómo conseguir que tu perro no pida comida en la mesa: una mala costumbre

¿El momento de sentarte a la mesa para comer es un suplicio al lado de tu perrito? ¿No puedes resistirte a la cara de pena que pone tu mascota cuando estás comiendo? ¿Terminas cediendo y dándole a probar de tu comida? Si la respuesta es sí, ¡continúa leyendo! Vamos a contarte cómo conseguir que la hora de la comida sea un momento de paz tanto para ti como para tu peludo.

Si tu perro pide en la mesa, debes saber que esto no sólo es molesto para ti (¡que sabemos, por experiencia, que lo es!), sino que a él o a ella también le causa mucho estrés el hecho de estar esperando dar bocado a tu manjar. Así que, sin duda, es un hábito que debes tratar de corregir. ¿Cómo? Veamos…

  1. Nunca le des de tu comida. Si llevas esto a rajatabla desde que es cachorro, mejor que mejor. Así, el hecho de pedir en la mesa no se convertirá en un hábito para él. Informa de esto a amigos y familiares o podrían echar a perder tu plan. Es muy importante que nadie le dé otra comida que no sea su pienso.
  2. Adelanta su toma a tu hora de comer. Si comes después que tu perro, es menos probable que tu perro vaya a pedirte comida cuando te sientes tú a la mesa. O, al menos, lo hará con el estómago lleno, lo que hará que no tenga tantas ganas de poner su mejor cara de pena para convencerte. ¡Pruébalo!
  3. Llévale a su sitio cuando te vayas a sentar a comer. Es buena idea acompañarle a su camita y decirle que espere ahí. Al principio te costará, pero persiste, con el tiempo lo agradecerás. Si permanece lejos de la mesa durante la comida, cuando hayas terminado puedes premiarle con alguna chuche. ¡Se lo merece!
  4. Si no te puedes resistir y vas a darle de tu comida… que sea en su comedero. Espérate a terminar de comer y, cuando vayas a recoger, échale su porción en su comedero. Nunca le des de comer en la mesa y, por supuesto, asegúrate de que lo que le das es bueno para él.

Si algún día especial y por alguna razón quieres darle algo de comida que ha sobrado y sabes que será buena para él, lo mejor será que sigas estas pautas: no le des la comida de tu plato ni le llames desde la mesa para darle lo que ha sobrado. Recoge la mesa con normalidad y llena su comedero de esa comida como cuando le pones su pienso o comida habitual. Lo más recomendable es guardarla para dársela a la hora a la que suele comer su pienso y sustituirlo por esta comida.


(Fuente: Gudog)

Deja tu comentario

Tu dirección privada de email no saldrá publicada.


*